Sandwich Harbour – En busca del fin del mundo

Posted on 31 mayo, 2012

9


No sabemos quién fue el primero que recaló en Sandwich Harbour, pero sí podemos imaginar que debió sentirse en los confines no sólo del mundo, sino casi también de la realidad.

Namibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Oté, Mi Lawrence

En la época en que la forma del continente africano aún no se conocía, y en que las sucesivas expediciones marítimas avanzaban en pequeños saltos hacia el sur, Sandwich Harbour se encontraba en aquella zona de los mapas en la que los cartógrafos dibujaban criaturas fantásticas y en la que muchos pensaban todavía que las aguas del mar se precipitaban súbitamente en el espacio vacío.

Cuando los primeros marineros, tras fondear en su laguna, treparon por las inmensas dunas y se vieron rodeados de dos desiertos que no parecían tener fin, el Atlántico Sur a su espalda y el Namib de arena roja al frente, debieron estremecerse ante tanta belleza, pero sin duda temblaron también al sentirse tan sólos, y tan pequeños, en aquel sitio que sin lugar a dudas debía ser el fin del mundo.

Namibia, hacia Sandwich Harbour - Foto por Mi LawrenceNamibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Mi Lawrence

Durante algunos períodos de la Historia este pequeño puerto natural de la costa Namibia ha servido de base a barcos balleneros y ha tenido alguna actividad comercial. Sin embargo, hoy en día no queda ningún resto del pasado y Sandwich Harbour es un paraje natural de excepcional belleza y uno de los lugares de África del Sur que cuenta con una mayor diversidad de aves.

Namibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Oté, Mi Lawrence

Quizás para recordarnos que una vez estuvo más allá de nuestro alcance, el acceso a Sandwich Harbour sigue siendo complicado, pues salvo por mar o a través de kilómetros de enormes dunas, sólo podemos llegar allí a través de la estrecha franja de arena mojada que queda entre la pared de arena y el océano cuando baja la marea. En algunos momentos tenemos que formar rampas de arena para salvar las zonas más difíciles, pero en realidad la verdadera complicación es el tiempo, pues se ha perdido más de un coche atrapado por el agua al subir la marea.

Namibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Mi Lawrence, www.milawrence.comNamibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Mi Lawrence, www.milawrence.comNamibia, hacia Sandwich Harbour, foto por Mi Lawrence, www.milawrence.com

Flamencos rosas y múltiples aves, pero también focas, chacales y pequeños reptiles abundan en los alrededores.

Más allá del sitio en sí mismo es un verdadero placer conducir por la playa con las olas lamiendo las dunas y sentirnos, como aquellos primeros marinos, navegando rumbo al sur en busca del fin del mundo.

Namibia, hacia Sandwich Harbour - Foto por Mi Lawrence

Fotos por Mi Lawrence

También puedes querer leer, en Mi Lawrence:

La Era de los Descubrimientos – El extremo sur de África

Sobrevolar el Namib – Dunas eternas y el Atlántico Sur

Camel Trophy, la gran aventura

Anuncios
Posted in: Viajes